martes, 31 de marzo de 2015

Ley mordaza


El sábado pasado, veintiocho de marzo, a las dos tuvimos que adelantar el reloj hasta las tres, nos quitaron una hora de sueños con la misma desfachatez con la nos quitan tantos otros sueños.

Dos días antes, el veintiséis de marzo, con la aprobación de la ley mordaza que entrará en vigor el próximo uno de julio, nos robaron cuarenta años de libertad y muchos más de lucha por conseguirla.

Y es que estos rateros no sólo se llenan los bolsillos con lo ajeno sino que arramblan con todo, hasta con los intangibles, que no lo son tanto (y lo veremos) y se anhelan cuando no están.

sábado, 14 de marzo de 2015

Educación: hace buen tiempo para estar a mediados de marzo

Resulta que la plataforma en defensa de la Escuela Pública denuncia que, en Aragón, se han recortado 118 millones de euros y 2.000 plazas de docentes.

Resulta que el 86% de los recortes en enseñanza afectan al personal. (El Periódico de Aragón).

Resulta que se recortan docentes y se ofrecen becarios, precarización se llama (bueno, y más cosas). (El Periódico de Aragón).

Resulta que los directores de centros educativos se sienten puenteados (El Periódico de Aragón).

Resulta que un colegio de Zaragoza detecta que más de 30 niños del centro sufren malnutrición y el profesorado se organiza para comprarles almuerzo. (Heraldo).

Resulta que las condiciones para solicitar una beca de comedor son tan duras que este año se han solicitado menos. (El periódico)

Resulta que si evaluamos como dicen la LOMCE no da tiempo de enseñar (CGT/Heraldo).

Resulta que quieren construir un colegio privado concertado (claro) en Cuarte y que la empresa está en la trama púnica (esos de mordidas de a millón y pico por centro construido. (Heraldo).

- ¿Y la Consejera de Educación aragonesa qué opina de todo esto?

- Lo de siempre: que hace muy buen tiempo para estar a mediados de marzo.






lunes, 2 de marzo de 2015

Una riada que anega hasta las ganas

"Asusta, pero también da gozo, ver que aún quedan cosas que no se someten"·.

Mi amiga Alicia Martín colgaba ayer en su muro de facebook ésta y otras fotos con el comentario "Asusta, pero también da gozo ver que aún quedan cosas que no se someten". Es cierto que asusta y también lo es que hay fuerzas que no se someten a la voluntad humana, lo que no tengo claro es que dé gozo, respeto sí, un respeto ancestral, como el que los ribereños del Ebro siempre le hemos tenido, porque lo conocemos y sabemos de sus iras.

Me gusta pensar que en mi pueblo, Vilafranca de Ebro, somos hijos de dos padres: del Cierzo y del Ebro y que son esos atávicos padres nuestros quienes nos han hecho así: capaces de sobrevivir a las iras del padre cierzo y, previendo su mal genio, construimos abrigos de cañizo para proteger a nuestras hijas, las huertas, de las iras huracanadas del abuelo. Hasta hace unos años también éramos capaces de protegerlas de las cóleras inveteradas de su abuelo Ebro, salvo en ocasiones, que las había, en las que ya venía borracho de Rioja, imparable en su furor ebrio. Construíamos motas, limpiábamos el cauce en el estiaje... Casi siempre con nuestras manos, con nuestros medios, sin subvenciones (que siempre se iban para la margen derecha, mejor colocada políticamente) y sin más normas que las de nuestra relación filial antigua con el padre Ebro, con las tías mejanas, con los tíos sotos y tollos. Nuestra relación familiar, respetuosa como lo eran las relaciones en las familias de antes, se quebró cuando llegó el legislador a imponer normas a las costumbres, a articular con boletines de ciudad las querencias y los odios consanguíneos que han regido las relaciones humanas con la naturaleza desde que el mundo es mundo. Desde entonces, desde que el legislador ignorante y el ecologista de salón metieron sus narices (y la pata) en las relaciones entre parientes, si bien el padre Cierzo sigue metido en cintura, el padre Ebro se emborracha de agua y zurra a sus hijos y a sus nietas año tras año, amparado por la legislación vigente.

La foto y el comentario de Alicia me provocaron ayer el texto precedente. Hoy, después de ver en la tele la llegada de la puntada a Villafranca; de no escuchar a un ganadero con sus animales muertos, porque era incapaz de hablar; de ponerme en la cabeza de Alfonso Barreras, el único de mis quintos que intenta vivir de la agricultura y de la ganadería; de comprobar que la presidenta de Aragón (o lo que sea esa señora que sale por la tele y a la que no entiendo porque no sabe de qué habla) o el consejero de interior se justifican si ni siquiera saber de qué se están justificando; de lamentar la ausencia del consejero de agricultura, no sé si tragado por el agua, pero seguro que por su incompetencia... Después de ver todo eso, insisto en lo que ya dije el otro día:

Urgen las soluciones razonables que no olviden que las personas y sus actividades agrarias o ganaderas también forman parte de los ecosistemas, siempre han formado parte de los ecosistemas.


El Ebro a su paso por el puente de Pina esta mañana