jueves, 19 de febrero de 2015

En pelotas

Quien haya pensado que utilizar la (supuesta) foto de Teresa Rodríguez, la candidata de Podemos en Andalucía, en pelotillas puede quitarle votos, se equivoca... No sé si la filtración proviene del PP, del PSOE, de ambos o de nadie, como suele suceder al final con estas cosas, pero sea quien sea anda bastante despistado:
  • Para empezar se ha equivocado de foto, no es ella, aunque la intención sea la misma.
  • Para seguir se ha equivocado de siglo, tal vez en el XIX victoriano hubiera tenido su miga, pero a 19 de febrero de 2015... ¡anda ya!
  • Se ha equivocado de país que, aunque integristas de la mojigatería haberlos haylos, por estas tierras ya no andamos en estas cosas. Además de en el piso de 400 metros cuadrados que se ha acondicionado Rouco y en algún que otro oratorio político-nacional-catolicista, habría que irse a países con querencia por el velo más o menos integral para conseguir que la imagen surta los perniciosos efectos pretendidos.
  • Se ha equivocado en el enfoque, que es lo peor que le puede pasar a una foto, porque el desnudo político que quiere ver el personal de la calle es otro. Las de Teresa o las de cualquiera así mostradas no son vergüezas, las vergüenzas que queremos conocer de una puñetera vez no se encuentran entre las piernas ni en paraísos mojigato-lascivos, sino en paraísos fiscales, cajas B, tarjetas negras, bancos suizos o andorranos y toda suerte de guaridas.
Sí, queremos ver el desnudo integral y vergonzante de todos los que, supuestamente, claro, metieron mano en esa famosa caja B o en Gürtel o en... Las vergüenzas de los imputados y por imputar en la banda de supuestos chorizos que se enriquecieron a base de EREs y favores. Las vergüenzas de la momia de Botín (o de la de Rato, que casi lo es ya) y de todos esos banqueros y acólitos de banqueros (con roquetes sindicales, empresariales y políticos) que han hecho nuestros sus naufragios. Las vergüenzas del consorte y esposa ex-reales en sus poses más repugnantemente comprometedoras; las de la familia del jamás "molt honorable"; las de la pareja de abueletes sindicales de lo suyo, que saldrán, como ya van saliendo; las de Monedero y sus cobros; las de las privatizaciones; las de los expresidentes a sueldo de las multinacionales...

También queremos ver las otras vergüenzas, las que esconden en la cara oculta de sus programas electorales los politicastros que se preparan para metérnosla doblada nada más cederles el voto dentro de unos meses, esas también las queremos ver: todo el mundo a las elecciones en pelota picada.

Esas y muchas más son las vergüenzas que queremos ver y las queremos ver en autos judiciales, en sentencias de una vez por todas, en forma de voto de repudio (que no de castigo)...

Se equivocan los que quieren usar la foto de Teresa Rodríguez como arma electoralista, se han equivocado hasta de foto, que no es suya y, si lo fuera, yo seguiría enseñando otras fotos de Teresa en las que se muestra vestida de valores, totalmente en pelotas de ñoñería política:


2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Curioso:

    http://greenshines.com/teresa-rodriguez-podemos/

    ResponderEliminar