jueves, 19 de mayo de 2011

Presentación


Mi ojo izquierdo, esa es la cabecera que quería para mi blog, pero estaba ocupada. Hace ya muchos años escribía una columna con ese título en el semanario La Comarca, más tarde llevé columna y firma a La Verdad (ambos semanarios calatayubíes) y, pese a que texto y lema se evaporaron con la incierta cabecera, mi ojo izquierdo ha seguido empeñado en ir por su cuenta: un bizqueo testarudo que adquiere vida propia y corre autónomo hacia lugares inseguros, utopías y otras mandangas que tenían que estar curadas por la edad (eso piensan, al menos, mi otro ojo, mi cabeza y hasta mis extremidades).

Mi ojo izquierdo está ocupado y ya lo siento. Me gusta el ojo izquierdo de José María idem (aunque no se si merece la pena refreír diariamente a los innombrables (por aquello del desprecio y no aprecio); no he querido ver el contenido de los otros ojos izquierdos de la blogosfera; me cabrearía mucho que estén utilizando el invento en vano.

Me gusta el palabro empandullo:
  • Porque tiene m antes de p, que es una regla absurda, seguramente la más absurda, pero razonablemente recordable.
  • Porque tiene pan, miga y lío (que ya no se si se acentúa o no como tampoco se si se acentúa se -qué ganas de complicar las cosas tienen vuestros académicos que han dejado de ser míos hace tiempo-).
  • Porque me suena a atún, pimientos, carne en general o no, especias, casa, masa plegada con un tenedor, aceite, infancia... (las empanadullas del Líbano que venden en el Fenicia del Tubo están buenísimas).
  • Porque, a pesar de apellidarme Olalla nunca he logrado decir ll, que antes era una letra y ahora no es (para que luego digan que el castellano se pronuncia como se escribe)
  • Porque la sílaba du es muy poco probable en castellano, y salvo los duques y las duchas (en todas las artes), la mayoría de los vocablos me ponen: duda, duna (siempre evocadora); doble (o nada), duro (como el rock) y todo lo que viene después: durante, durar...
  • Duelo...
En fin, que me gusta EMPANDULLO y el que no se consuela es porque no quiere.

2 comentarios:

  1. Yo también me voy a empandullar,¡suena estupendamente la propuesta!

    ResponderEliminar